Detrás de “Lindo y Fatal”

En escena

Era la primera vez que él venía a casa. Entró pero no miró la cama. Ni a mi. Miró el perchero repleto de vestidos ordenados por colores. “Wow, me los pondría todos”, me dijo. Como siempre que no se qué hacer con algo, a la mañana siguiente, decidí hacer una canción.