Pleasers, please!

Le Show

¿Por qué estos zapatos trashy con folklore porno son los mejores amigos de una bailarina de pole dance?

Hacía poco tiempo empezaba a entrenar pole y apenas empezaba a acostumbrarme a mirarme en el espejo bailando semi desnuda cuando Luz, mi profesora, abrió un inmenso bolso y mientras sacaba zapatos de prostituta, hizo el anuncio. Bailaríamos sobre quince centímetros todas esas coreografías que apenas podíamos hacer descalzas.  Pensé en irme. No era algo moral, era algo vital: me iba a matar. Pero cuando la escuché asegurar con plena convicción de que lo que  pedía era posible gracias al estilo de zapatos que usaba,  hice algo que no me cuesta demasiado: ir del miedo al entusiasmo, de la resistencia, a la intriga. Y me los puse.

Les presento a los Pleasers

1486780_10202528099660868_1422888533_n

Me tocaron las botas

No se cuántas mujeres pueden resistirse al vértigo de unos zapatos tan encantadoramente vulgares. Yo no puedo. Lo trash me puede. Y como siempre que intuyo un concepto de algo, quise profundizar.

Los diseñadores de los Pleasers no improvisan, hacen  “zapatos para estilos de vida alternativos, para demandas extraordinarias y no convencionales”. La marca tiene pocos años pero ya está consolidada en los principales circuitos de “bailarinas exóticas” entre las que sobresalen las stripers de Las Vegas. Artistas de burlesque, stripers, dragqueens y fetichistas son también parte de su target. Pero no es solo el diseño nasty, trashy, kinky lo que los caracteriza, su funcionalidad es lo que los convierte en el iphone de los zapatos porno (?). Su doble costura, gomas antideslizante y la liviandad de sus materiales los hacen super confortables e imposibles de lastimarte aunque bailes horas.

10402000_10152706108212082_4187238282207295028_n

No se dejen engañar, el taco chino es aún más complicado…

Hoy puedo hablar con bastante autoridad (!). Me probé casi todos los de Luz en pocos meses. Los bailé, las fotografié, me los miré puestos desde todos los ángulos y finalmente los dominé. Llegué incluso a tener bajo mi custodia por un largo tiempo sus primeros Pleasers, los zapatos con los que entrenó para sus primeras competencias antes de consagrarse campeona argentina, latinoamericana  y subcampeona mundial. Te Ella me los prestó para los ensayos de Oh L´Murz, mientras yo me volvía loca para burlar la aduana y conseguir ingresar mi primer par. ner esos zapatos, que hoy están destruidos, fue para mi como tener los botines gastados de Maradona, un signo de buen augurio.

10550073_10152576240497082_4022044799099244055_o

Los tacos gastados de Luz

Mientras venían los mios, me dejó tunear los suyos como quisiera. Y yo les hice esto

10001237_10152614325942082_2055996933924408966_o

Nunca pueden ser demasiadas lentejuelas…

Y también esto…

10483955_10152614479122082_7274339455457151571_o

Un corazón con mi esmalte favorito

Con la ayuda de amigos viajeros y después varios intentos fallidos, finalmente di con el sistema de Amazon de envíos a lockers abiertos las veinticuatro horas del día (¿sabían que esto existía?) y los hice enviar a Manhattan, donde una amiga los retiró.

Cuando los busqué de la casa de mi amiga estuve cerquisima de perderlos.   Esa noche me robaron la cartera quince minutos después de dejarlos en casa. Mientras el ladrón se subía a la moto y huía, yo saltaba de alegría por haber tomado la decisión de no llevarlos conmigo a la cena. El dni, la tarjeta de crédito, la de débito y las llaves de mi casa tendrían su reemplazo. Esos zapatos no. Hay proyectos que te trastocan las prioridades.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s